Corrupción política

Los ciudadanos europeos, y en especial los españoles, nos hemos acostumbrado a que los políticos se dediquen a ello de manera profesional. Dicha profesionalización les permite llevar un nivel de vida superior a la media de los españoles. Es cierto que los sueldos de los políticos son públicos y que la mayoría de los beneficios sociales que tienen también son conocidos. Lo que yo me pregunto es si sabemos quién les paga y porque se les paga. Por otro lado me pregunto si su retribución no debería depender de su cualificación.

Los sueldos de los políticos salen de los impuestos, los impuestos pagados por todos nosotros (los ciudadanos y empresas). En España, históricamente, estamos acostumbrados a pagar impuestos a la hacienda real y/o al caudillo de turno. Estos tenían el derecho marcial para reclamar estos impuestos, ya que tenían el monopolio de impartir justicia a través de las armas, algo heredado de los señores medievales. En la Edad Media los impuestos se pagaban para que el señor feudal protegiera a sus siervos, impartiera justicia y les asegurara alimento y trabajo a los siervos. Estamos acostumbrados a que nuestros dirigentes nos sean impuestos, ya que lo sean por derecho marcial. Esto en mi opinión hace que no estemos acostumbrados a vigilarles, porque ellos eran “dueños” del país y nosotros sus súbditos.

Los gobernantes actuales basan su poder en la soberanía del pueblo. No gobiernan por tener ejércitos, sino que gobiernan como representantes del pueblo. Los políticos actuales son representantes de la ciudadanía, y deberían ser meros gestores de la administración del estado en favor del bien común. Deberían de actuar como un buen guardes, aparcero o CEO de una multinacional. Esto es deberían de intentar gestionar el estado para sacar los mejores resultados del mismo, generando así un gran estado del bienestar. Pero los políticos no están haciendo esto, sino que están recortando y adelgazando el estado del bienestar y generando una factura para las generaciones futuras. ¿Pero porque los gestores de empresas, gestionan las empresas para mejorar los resultados de los accionistas y a veces hasta de sus trabajadores y los políticos no lo hacen?

En mi opinión hay dos causas para que esto ocurra, la primera es que la empresa sea de la propiedad del gestor y la segunda es que la propiedad sea una sociedad, en cuyo caso los socios se encargarán de dar los incentivos adecuados para que este haga bien su trabajo y vigilarán que los resultados sean reales y no meras ilusiones contables. Esto en condiciones normales suele llevar a que los gestores hagan crecer sus empresas y mejoren los rendimientos del capital.

Los políticos no son dueños del estado (cosa que con reyes y caudillos si pasaba, se creían dueños del país) y parece ser que los socios del estado, los ciudadanos o cooperativistas de la sociedad, no vigilan su inversión, ni dan los incentivos para que hagan bien su trabajo (les siguen votando aunque roen y gestionen de manera deficiente). Esto lleva a que los políticos tengan incentivos a dos cosas. La primera subirse el sueldo y la segunda administrar el estado en su propio beneficio y no en benéfico de los dueños (los ciudadanos).

Este gobierno, que busca el beneficio propio, conlleva que los políticos tiendan a ser corruptos hasta al punto en el cual crean que los ciudadanos no se enteren del latrocinio. Construir grandes obras como aves, aeropuertos y fuentes, es una buena forma de ocultar este latrocinio, y que parece que se están haciendo cosas para mejorar el bienestar y poner las ciudades en el mapa.

Por ello creo que es necesario que nos demos cuenta que en el estado constitucional que tenemos, es muy parecido a un sociedad cooperativa, y que todos somos dueños de ella. Que con la muerte de Franco dejamos de pagar impuestos para pasar a ser ciudadanos y no súbditos, y como socios/ciudadanos debemos de vigilar y exigir a nuestros gestores de nuestro país y ciudades. Este es el único modo de acabar con la corrupción política, asumir que todos somos socios y que esto conlleva responsabilidades. Tenemos que aprender que los ciudadanos libres tienen más derechos que los súbditos, pero estos derechos tienen un precio en forma de obligaciones. Estas obligaciones son principalmente ocuparnos de vigilar como se gasta nuestro dinero e implicarse activamente en exigir resultados, como un accionista reclama dividendos de su inversión. Nosotros tenemos que reclamar el rendimiento y servicios de nuestros impuestos.

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s