Sanidad y privatización

Mucho se está hablando sobre la privatización de la sanidad, sobretodo en Cataluña y ahora en Madrid. Creo que la sanidad no debería de caer en manos de corporaciones que las gestionen, incluso cuando el modelo sueco aprece funcionar bastante bien, para optimizar los beneficios. Al igual que la seguridad o la educación básica, la sanidad debe de ser gestionada por la administración, a ser posible por la central para asegurar que todos los ciudadanos tengan un mismo nivel de servicios. Sin embargo, el sistema actual de salud tiene muchas deficiencias que permiten pensar que la privatización puede ser una salida. Desde mi punto de vista esto es un error, y prueba de ello es la sanidad de USA, una de las más caras del mundo.

Coste de sanidad per capita 2008

Una sanidad privada no garantiza una sanidad más barata y eficiente, sino que yo creo que será más cara si no está bien regulada, de peor calidad y dependiente de la renta. Creo que una sociedad que no garantiza la sanidad, seguridad, educación y justicia igualitaria a todos sus ciudadanos, independientemente de su nivel de renta, es un sociedad fracasada. El estado debería de garantizar una seguridad social que garantice una sanidad de calidad a todos los ciudadanos independientemente de su nivel de renta.

Por otro lado en esta última década hemos visto como la seguridad social en España se ha ido deteriorando, y las listas de espera se han ido alargando de forma alarmante. Además de esto, hemos visto como las urgencias de los hospitales se han ido colapsando y el gasto farmacéutico se había disparado hasta 2009. Esto creo que es consecuencia de tres cosas, nuestra falta de conciencia social, la falta de profesionalidad de los funcionarios (en media) y una mala gestión de la sanidad.

El primer problema es que los ciudadanos hemos usado mal la sanidad pública. Por un lado hemos pensado que era gratis, porque no teníamos que pagar directamente por ella. Esto ha provocado por un lado un bajo nivel de exigencia a los profesionales y por otro lado un abuso en su uso. Los médicos y sobre todo el personal no sanitario, se han ido acomodando y quejándose cada vez más, ante la pasividad de la ciudadanía que en el mejor de los casos, lo que hacía era acudir a la sanidad privada. Este último hecho me parece una aberración por que no es razonable que la seguridad social sea universal (de servicio a los que cotizan y a los que no) y que los que más cotizan tengan que tener un seguro privado sanitario privado, porque el público no es ni lo suficientemente flexible, ni rápido como para atender sus necesidades. Esto lógicamente conlleva a que sean los ciudadanos de rentas menores los que acudan a la seguridad social. La consecuencia directa de esto es que la exigencia a la seguridad social sea menor.

Hay un abuso en el uso de la seguridad social, ya que es gratuita, esto se acentúa además en los casos en los que los jubilados que no tienen que abonar los medicamentos y piden recetas para ellos y para sus familiares, o acuden a diario al médico. Otro caso alucinante es el de los autónomos que cotizan el mínimo independientemente de su nivel de renta. Por último los inmigrantes sin papeles y turistas médicos, que sin cotizar reciben tratamientos que nosotros no podríamos recibir en sus países de manera gratuita. Todo esto conlleva un sobregasto y la ineficiencia del sistema, que si no llega a ser porque la mayoría de la gente que trabaja en grandes empresas, tiene acceso a sanidad privada, tiende a usar en medida el seguro privado, conllevaría el colapsado de la sanidad pública.

Por otro lado está el tema de los funcionarios. Sigo sin entender porque el personal administrativo y el personal no médico tienen que ser funcionarios. Entiendo que esto se hiciera así para evitar despidos masivos con cada cambio de gobierno. Pero si la contratación y despidos dependiera de los directivos y médicos y estos fuesen funcionarios, creo sería más que suficiente para frenar dichos cambios. Sí estos dejaran de ser funcionarios tendrían más incentivos a ser más eficientes. No creo que el mercado laboral actual pueda permitirse que haya gente que “posea” un puesto trabajo, máxime cuando la cualificación es tan baja. Por otro lado el personal médico ha tendido a pluriemplearse y trabajar en el público y en el privado. Mi pregunta es cómo es posible que tengan un horario que les permita hacer esto, ¿No sería más razonable que tuvieran sueldo mayores, horarios más largos y incompatibilidad absoluta?, ¿O que dedicaran más tiempo a su formación continuada o la formación de nuevos médicos? Además de esto los médicos son muy corporativistas, los que les permite saltarse las reglas a placer y recibir “regalos” de laboratorios médicos a cambio de recomendar o usar sus productos. Lo más interesante del asunto es que los ciudadanos vemos esto y no nos quejamos.

Por último, los políticos han hecho una mala gestión de la sanidad y la seguridad social, ya que estaban más ocupados en traspasar competencias nacionales a las comunidades autónomas, que de arreglar los problemas que tiene el sistema público de salud. Además una vez traspasadas las competencias, se han ocupado más de velar por el negocio de las clínicas privadas, que de asegurarse del correcto funcionamiento de las públicas. De hecho comunidades como la Comunidad de Madrid o Catalunya, están implantando el sistema de hospitales de gestión privada. Para mí es imposible entender que un servicio como la sanidad pueda ser mejor proporcionado por una empresa privada que por una empresa pública.

Creo que tenemos que exigir más a nuestros médicos y que debemos de tomar conciencia que la seguridad social es algo de todos. No es un regalo y mucho menos es gratis. Por esto, estoy a favor de un copago que nos haga tomar conciencia de que este servicio no es gratis (por supuesto todo el dinero pagado con el copago ha de ser deducido del IRPF). Esto nos hará tomar conciencia de que hay que hacer un buen uso de la seguridad social y nos hará más exigentes con el servicio recibido. Esta mayor exigencia, unida a que el personal no médico sea personal contratado y por tanto tenga miedo a las quejas y tenga parte de su sueldo variable en función de la calidad del servicio , mejoraría mucho el servicio administrativo ( que ahora genere cuellos de botella). Por otro lado el hecho de que los médicos tuvieran que elegir entre ejercer en la medicina pública o privada, aumentaría la competitividad entre ambas y por tanto el servicio. Sobre la gestión de la sanidad, creo que debe ser pública y que si nos quejáramos más y exigiéramos más a los políticos en su gestión, el problema se corregiría solo. Tenemos que entender que con pequeñas acciones y cambios podemos cambiar la sanidad.

Advertisements
This entry was posted in Objetivos medibles, Sanidad and tagged . Bookmark the permalink.

One Response to Sanidad y privatización

  1. Jnt says:

    Problema ¿cuanta sanidad nos podemos pagar con nuestra economía?
    Estamos ante el típico problema de cañones o mantequilla
    Una parte importante del problema es por un lado es la calidad de nuestros dirigentes, quiero menos populismo y más realismo
    Del otro lado no se puede asumir una medicina sin límites tal y como han vivido viendo hasta ahora muchos médicos,
    ¿Dónde se pone la raya?

    ¿Como se decide quien vive o quien muere ? y a que coste, ya que esta es la decisión que simplificada mente hay al final

    sin realismo se irán tomando las decisiones al buen tuntún, o lo peor que no se tomen las decisiones necesarias, me apunto a que se hará esto último, como ya se ha demostrado en innumerables ocasiones, es nuestro sino.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s